Reclusas de Barcelona reaccionan a Arenas de Silencio

Es un honor para nosotras poder presentar el documental en cárceles de todo el mundo. La mayoría de las mujeres reclusas han sido víctimas de violencia de género, violencia sexual, y muchas de trata. Los abrazos que nos dan transmiten una empatía y desesperación impresionante.

He aquí algunos de sus comentarios en un taller en el que debatieron sus impresiones el día después. Hemos usado la inicial de su nombre para preservar su identidad.

I:

Ha sufrido pero ha tenido fuerza para estar bien, y a pesar de todo lo que ha vivido no se ha dejado llevar por nadie

(se emociona hablando…no puede acabar la frase)

 

Chelo y Virginia en el debate posterior a la proyección en el Centro Penitenciario Brians, Barcelona

K:

Es un ejemplo, tiene mucha fuerza y si ella ha podido salir tu piensas que también puedes y te da muchas esperanzas.

Conseguir sacar a la luz todo esto….me ha emocionado y me ha gustado mucho

KR:

Hay experiencias de vida de muchas mujeres en muchos rincones de la tierra, que no tienen oportunidad de darlo a conocer a los demás, que no tienen voz.

Yo también he tenido la suerte de explicar mi historia a través de un documental que me hicieron en el CPDones para una tv colombiana y esa sensación de poder llegar a más mujeres, difundir mi mensaje y con eso ayudar a prevenir es muy bueno, pero siempre recuerdo a todas aquellas mujeres que no solo no tienen eco, sinó que ni siquiera tienen a su lado a nadie con quien compartirlo, ni con quién llorar

S:

Se me hizo un nudo en el estómago, estaba muy emocionada, me gustó que fueran tan cercanas y me sentí muy identificada con ellas. Me chocó muchísimo la fortaleza de la hija de Virginia. Me imagino todo el dolor que tiene que haber vivido esa nina y  me impactó cuando le dijo a su madre que pensó que quizás no la querría por haber sido fruto de una violación….

Admiro como lo han superado y lo fuertes que son.

Me gustó como Chelo empieza a trabajar sobre el tema con lo que le ha ocurrido a su hermana y como al principio toda su família se ve como muy cerrada, poco comunicativa y como a lo largo del documental cada vez van hablando más entre ellos, y ella acaba reconociendo lo que ella misma ha vivido.

M:

Me sorprendió mucho la historia de las dos, sobre todo la superación de Virginia, el hecho de crear una fundación, seguir adelante con su vida…

Te das cuenta de que da igual dónde estés , en un país del 1er o del 3er mundo, en todos los lugares ocurren estas cosas con las mujeres

Creo que Chelo ha ayudado a su hermana con el documental y también se ha ayudado a sí misma.

MR:

La vida es muy dura, pero hay que saber salir de estas situaciones y enfrentarla…es bueno tener apoyo y mucha fe y tratar de pensar en positivo

F:

Creo que Chelo ha ayudado mucho a Virginia a salir adelante y me emociona como Virginia por su hija es capaz de llegar a dónde sea.

Y también como ha decidido rehacer su vida y no estar con nadie más ahora

Aprendí muchísimo de esa mujer, yo no creo que yo sería capaz de llegar hasta donde ella ha llegado.

Cuando la ves ahora no parece que haya tenido esa vida.

C:

Me impactaron mucho todas las situacions del documental, a pesar de que unas puedan ser más graves que otras.

Me identifico mucho con la hermana de Chelo, con lo que le ha pasado y con como te sientes confusa y que a veces te callas porque ha sido alguien de la família, o porque no eres capaz de identificar que es lo que ocurre.

«No nos callamos más» | EL PAIS

EL PAIS

por Chelo Alvarez-Stehle

Eran las cinco en punto de la tarde. Y estaba de los nervios. Mientras escribía estas líneas estaba a punto de salir a manifestarme. A punto de unirme al grito unísono: «Basta de agresiones. Respetad nuestro cuerpo». Estaba de los nervios y trataba de controlar las lágrimas, porque unas horas más tarde, cualquiera podía ver una radiografía de mi vida. Mi vida y la de mi familia, al desnudo. Nerviosa por lo que supone romper el silencio ante millones de espectadores.

LEER EL ARTÍCULO en EL PAÍS


 

 

Entrevista a Guadalupe Lizarraga y Chelo Alvarez-Stehle | El Salto

EL SALTO

Por Lis Gaibar

“El silencio y el estigma nos unen a todas las que hemos sufrido abuso sexual”

 

Guadalupe Lizárraga y Chelo Álvarez-Stehle han venido desde Estados Unidos para presentar sus trabajos de investigación sobre violencia sexual y feminicidios. Lizárraga tuvo que abandonar México por sus coberturas periodísticas y Álvarez-Stehle ha documentado durante más de una década la trata de mujeres en dos continentes. Ambas acercan las realidades aprendidas con el objetivo de despertar conciencias.

Guadalupe Lizarraga y Chelo Alvarez-Stehle. Foto Lis Gaibar.

Guadalupe Lizárraga es periodista y escritora independiente, fundadora de Los Ángeles Press y especializada en materia de derechos humanos y feminicidios. Chelo Álvarez-Stehle es documentalista y cineasta, autora del largometraje Sands of Silence: un profundo trabajo de investigación sobre la trata en Asia y en América, pero también sobre todo tipo de agresiones sexuales e incluso sobre la deriva de una introspección personal y familiar. Ambas han venido desde Estados Unidos hasta Elche (Alicante), con motivo del IV Seminario Internacional Ryszard Kapuscinski, para presentar sus trabajos periodísticos, debatir sobre los derechos humanos en México y acercar la situación de las mujeres al otro lado del charco.

Se mata a mujeres en todas partes del mundo, pero vosotras habéis trabajado en realidades especialmente crudas: niñas nepalís vendidas y desvirgadas por sacerdotes, morgues con más de doscientos restos de mujeres. ¿El machismo es más grave en unos sitios que en otros?

Leer la entrevista

 

«Me niego a callar» | 20 minutos

20 MINUTOS

Por Chelo Alvarez-Stehle

#MeNiegoA callar y quiero afrontar y derrotar cada mirada que nos desnuda, cada grosería que escupe a nuestra vagina, cada chiste que nos veja. Por que ahí empieza todo. De ahí a la palmada en el culo, al pellizco en el pezón, al abuso sexual, a la violencia doméstica, a la violación hasta cuando estás borracha e inconsciente, o a la violación dentro del matrimonio, no hay nada. De ahí a la trata y al feminicidio, sólo un paso.

Me niego a callar cuando en el siglo XXI, España se cuestiona si, al fin y al cabo, La manada embistió con consentimiento. Me asusta ver que se sigue considerando a la mujer como un objeto de placer, un objeto consumo, un cuerpo a disposición del hombre. No embistieron solo contra ella, embistieron contra cada una de nosotras.

Leer el artículo

 

«Todas las caras del abuso» | El Mundo

YO DONA

Todas las caras del abuso

Entrevista a Chelo Alvarez-Stehle y a Virginia Isaias

Por Benjamín G. Rosado

Yo Dona, revista semanal suplemento del diario El Mundo – 11 de noviembre de 2017

«Cuando la realizadora Chelo Alvarez-Stehle empezó a trabajar en Sands of Silence (Arenas de Silencio), un tan escalofriante como necesario documental sobre los abusos sexuales en el mundo, no sabía que acabaría convirtiéndose, como otros miembros de su familia, en una de sus protagonistas. Premiado en diversos festivales, como el de Málaga, donde obtuvo la Biznaga de Plata en el 2016, Televisión Española lo emitirá el próximo 25 de noviembre de 2017.

LEER ARTÍCULO en El Mundo

 

El cine de Chelo Alvarez-Stehle | Los Angeles Press

LOS ANGELES PRESS

por Guadalupe Lizarraga

Contra el silencio de la violencia sexual:

El cine de Chelo Alvarez-Stehle

SAN DIEGO, California.- “Cuando éramos pequeñas, estábamos jugando en la playa mi hermana menor y yo, y un señor se la llevó y abusó de ella, y su vida, y nuestra vida, no fue la misma. Sin embargo, nunca rompimos el silencio con esa historia”.

Es la voz de la periodista Chelo Álvarez-Stehle, autora del documental Arenas de silencio, contándome su historia personal, su historia de familia sobre la violencia sexual que dio pie a su creación. Un trabajo testimonial tejido simultáneamente con la historia de Virginia Isaías, sobreviviente de trata sexual en el sureste mexicano, quien había huido de la violencia de su esposo en el sur de California.

Chelo y yo nos encontramos para la entrevista en medio del bullicio del Festival de Cine Latino en San Diego en su vigésima cuarta edición. Su largometraje era parte del programa de once días de festival, con más de 160 películas de América Latina, Estados Unidos y España. La cita fue después de mediodía a la entrada del cine AMC en el corazón del centro comercial de Fashion Valley, uno de los patrocinadores del festival. Al llegar, la llamé por teléfono. Estaba a escasos metros de mí, ya en espera. Una mujer madura y atractiva, rubia, de ojos pequeños, claros, de personalidad fuerte. Su rostro tenía la expresión de paz, pese al enorme y sobrecogedor trabajo que llevaba a cuestas.

Leer el artículo